07 julio 2016

le feu.


Estás ardiendo
y no dejas de intentar disimularlo.

Estás ardiendo y nadie habló
de la salida de emergencia
en caso de cansarme el juego.

Nadie se paró a pensar
qué haremos
cuando no nos quepa tanto fuego en las entrañas,
cuando arrasen más los planes que tu vuelo,
cuando sean las ascuas las que nos dejen helados
y ya no sin aliento, nunca más.

Estás ardiendo
y yo no quiero ser parte de tus cenizas.